miércoles, 20 de junio de 2012

SED en TVE2 el domingo 24 de junio a las 11:30

EL SALVADOR, EMBARCADOS EN EL DESARROLLO

En la costa oriental de El Salvador, a poco más de dos horas de la capital, hay un paraíso que merece la pena visitar. Se trata de la Bahía de Jaquilisco, una reserva natural con uno de los ecosistemas marítimos más interesantes de este país centroamericano. En la bahía hay más de una veintena de pequeñas islas, los manglares más extensos del país y medio centenar de aves exóticas además de especies marinas. Pero los habitantes de estas islas también tienen graves problemas: todos los productos de consumo se encarecen por el transporte y las condiciones de vida son muy precarias. Hace poco tiempo Javier Villasur, un hermano marista que en El Salvador se encarga de Fundamar, la fundación marista que apoya proyectos sociales y educativos, consiguió fondos de su homóloga española, la ong SED, y pudo solucionar uno de los problemas de la Pirraya. Se trata de trasladar a los alumnos de esta isla y de otras de la bahía al centro de secundaria más cercano. El transporte escolar se solucionó gracias a una barca y cerca de cincuenta estudiantes pueden llegar a tierra firme a un precio muy asequible para seguir sus estudios.
A los pies del Cerro Guazapán
Pedimos a Javier que nos llevara a otro de los proyectos apoyados por los Hermanos Maristas de El Salvador. Y visitamos la Comunidad de Santa Anita, en Suchitoto. Aquí se instaló hace 22 años un grupo de campesinos para iniciar una nueva experiencia cooperativa. En esos inicios los conoció Javier.
La construcción de un pozo y un depósito cambió por completo la vida de las familias. La iniciativa fue apoyada desde España por la ong marista SED.
Con el agua limpia y a mano se facilitó en gran medida la rutina diaria de las familias y se previnieron muchas enfermedades. La cooperativa se gestó a principios de los años ochenta, en unos durísimos tiempos para este país que se desangró con una guerra civil que duró toda esa década. Un grupo de campesinos, hartos de pasar hambre, decidieron organizarse y buscar un lugar desde donde comenzar de nuevo. La comunidad se sitúa al pie del cerro Guazapa, donde estaba el cuartel general de la guerrilla. Es decir, uno de los lugares emblemáticos de la guerra civil salvadoreña. En aquellos años, nadie podía permanecer neutral porque enseguida era sospecho de ser del otro bando. Los de Santa Anita lo consiguieron.
                             
                                                      Ver Maristas en El Salvador en un mapa más grande

1 comentario:

  1. HABRÁ QUE VERLO, SEGURO QUE ES MUY INTERESANTE.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog están moderados por los administradores.
Si su comentario no fuera publicado envíe un correo electrónico a: secretaria@maristasbilbao.com